martes, 16 de junio de 2009

Informe sobre el Transfer Factor


Informe sobre el Transfer Factor™

William J. Hennen, Ph.D.



Introducción


Nuestra salud es influenciada directamente por nuestro sistema inmunológico. Un sistema inmunológico equilibrado y saludable es vital para que el cuerpo tenga la habilidad de defenderse contra las infecciones. "Es nuestra habilidad para crear un sistema inmunológico saludable lo que representa el mayor potencial de avance en la salud humana."


En la actualidad, sin embargo, muchos factores contribuyen al debilitamiento general de las defensas del cuerpo. Los antibióticos han comenzado a fallar a medida que la resistencia de muchas especies infecciosas se multiplica. Las enfermedades ahora se esparcen más fácilmente que nunca antes debido a la inhabilidad del gobierno para controlar los códigos de salud, el deterioramiento de la calidad del agua y los frecuentes viajes internacionales.

Afortunadamente, investigaciones recientes han descubierto un agente natural que puede aumentar nuestra habilidad para combatir las enfermedades y mejorar la calidad de vida para muchas personas. Factor de Transferencia es el nombre dado a este agente relativamente nuevo. Se encuentra en el calostro y otras fuentes, y es un medio natural para fortalecer nuestro sistema inmunológico contra las enfermedades.

¿Qué es el Transfer Factor™?

El Factor de Transferencia es el descubrimiento de salud más emocionante realizado en décadas recientes. Los Factores de Transferencia son pequeñas moléculas mensajeras inmunológicas que producen los organismos de nivel más alto.


Su papel es transferir señales de reconocimiento inmunológico entre células inmunológicas, ayudando así a educar a las células inmunológicas ingenuas en cuanto a un peligro presente o potencial. En el severo y hostil ambiente en que un bebé se encuentra repentinamente, los microorganismos invasores pueden apoderarse y destruir rápidamente la nueva vida.


La naturaleza ha proporcionado un procedimiento para educar rápida y repetidamente al ingenuo infante sobre cuáles microbios son amigos y cuáles enemigos. Antes de dar a luz a un bebé, la futura madre prepara un cóctel inmunizador natural y lo incluye con la primera leche (calostro) que da al nuevo bebé. El Factor de Transferencia es una pieza clave de este proceso. El doctor C. H. Kirkpatrick determinó que los Factores de Transferencia eran pequeños péptidos de aproximadamente ocho residuos de aminoácidos.

Se han representado ocho diferentes aminoácidos que pueden combinarse para crear billones de Factores de Transferencia diferentes. Estas diminutas moléculas Factores de Transferencia contienen únicamente la esencia del mensaje inmunológico. Los Factores de Transferencia no provocan una reacción alérgica y no son para una especie específica. Lo que esto significa es que los Factores de Transferencia producidos por una vaca son tan eficaces en el ser humano como lo serían en otra vaca. Esta emocionante habilidad podría iniciar una revolución en la medicina y ha originado la siguiente declaración: "El Factor de Transferencia tiene un papel importante que jugar en la medicina moderna, la cual, desde el SIDA hasta la Ebola, enfrenta la emergencia de nuevos virus o el resurgimiento de viejas patologías como la Tuberculosis."

El Factor de Transferencia ha sido usado exitosamente para tratar las siguientes enfermedades:
virale parasíticas fungosas y malignas neurológicas autoinmune

Visión general del sistema inmunológico

El sistema inmunológico es un sistema multifacético compuesto por más de un trillón de células con un peso colectivo de aproximadamente 1 Kg. (2.2 libras).
El sistema inmunológico tiene tres propiedades esenciales: primero, tiene la habilidad para reconocer sustancias foráneas tales como bacterias, virus y parásitos; segundo, reacciona específicamente a cada patógeno invasor; y tercero, el sistema inmunológico recuerda al invasor foráneo y destruye rápidamente invasiones futuras.


Visión general del sistema inmunológico

El sistema inmunológico es un sistema multifacético compuesto por más de un trillón de células con un peso colectivo de aproximadamente 1 Kg. (2.2 libras).
El sistema inmunológico tiene tres propiedades esenciales: primero, tiene la habilidad para reconocer sustancias foráneas tales como bacterias, virus y parásitos; segundo, reacciona específicamente a cada patógeno invasor; y tercero, el sistema inmunológico recuerda al invasor foráneo y destruye rápidamente invasiones futuras.


Muchos agentes infecciosos cambian fácilmente, presentando así una apariencia diferente al sistema inmunológico. Ésta es la razón que nos hace repetidamente susceptibles a infecciones virales tales como resfríos y gripes. Algunos parásitos también cambian rápidamente para evadir nuestras defensas inmunológicas. Ésta es la razón de las intensificaciones cíclicas que experimentan las víctimas de la malaria. Cada mutación que altera la apariencia del virus o parásito tiene que combatirse mediante una reacción inmunológica separada.


Dentro del sistema inmunológico hay dos respuestas separadas a las sustancias anormales o foráneas. La primera respuesta se llama reacción inmunológica humoral, la cual involucra la producción de inmunoglobulinas, que a menudo se denominan "anticuerpos". La segunda respuesta es la respuesta inmunológica celular, o inmunidad mediada por células (IMC). Esta respuesta depende de la comunicación entre varios tipos de células del sistema inmunológico (linfocitos).

El Transfer Factor™ y la función inmunológica

Para que exista una buena comunicación entre las células, el sistema inmunológico emplea sustancias indicadoras similares a las hormonas. Los Factores de Transferencia son una de las clases de sustancias de comunicación inmunológica que se han descubierto recientemente.

Una respuesta inmunológica inmadura puede tomar de 10 a 14 días para desarrollarse completamente. Esto es lo que se llama hipersensibilidad demorada. Dicha demora no siempre es saludable, como lo puede atestiguar cualquiera que haya luchado contra un resfrío o gripe por dos semanas o más.

Los Factores de Transferencia pueden ayudar porque incluyen tanto funciones de inductor/ayudante (factores inductores) y una función supresora (factor supresor). 9 10 El factor inductor es el componente del Factor de Transferencia que traslada una respuesta inmunológica aparentemente madura del donante al recipiente. Se ha comprobado que los Factores de Transferencia inducen una respuesta inmunológica en menos de 24 horas. Sin embargo, si la respuesta inmunológica es demasiado activa y reacciona ante agentes inocuos tales como el polen o aún las células de nuestro propio cuerpo, no es saludable. La supresión de dichas reacciones excesivas ayuda a controlar las alergias y a evitar las enfermedades autoinmunológicas. Por tales razones, tanto el factor inductor como el factor supresor son parte de una red inmunoreguladora que mantiene equilibrado nuestro sistema inmunológico.

El calostro, la primera leche producida por los mamíferos, es una rica fuente de Factores de Transferencia.
El papel de los Factores de Transferencia en el calostro es imprimir en el sistema inmunológico del infante los códigos de reconocimiento que necesita para identificar a los patógenos como invasores hostiles.En un infante, la inmunidad inicial se establece rápidamente si la madre amamanta al bebé. Los infantes que no son amamantados muestran consistentemente una mayor susceptibilidad a infecciones y alergias.

Las inmunoglobulinas que contiene el calostro pueden (y lo hacen) causar reacciones alérgicas en otras especies. Son la fuente de la mayoría de las alergias a la leche de vaca en humanos.

Los Factores de Transferencia, por otro lado, no son alergénicos. Además, como es de esperarse del descubrimiento de Factores de Transferencia en el calostro, se ha comprobado que son igualmente eficaces ya sea que se administren por inyección u oralmente. También se ha comprobado que la administración oral a largo plazo de preparados de Factores de Transferencia es segura.

Los infantes y las personas de la tercera edad son los dos grupos que corren mayores riesgos ante las infecciones. La administración oral de Factores de Transferencia es cómoda y fácil-mente aceptada por estos grupos de edades.



video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada